Jue11272014

Actualizado07:55:30 AM

Últimas Noticias

Font Size

Profile

Menu Style

Back Usted está aquí: Home Minas Minas en Noticias Cultura Camacho: defensor de la identidad minera

Camacho: defensor de la identidad minera

Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 

De los dicharachos de Barbera, las ocurrencias de Liro el loco y las costumbres de los obreros que trabajaban en las profundidades de la mina de Matahambre, conocí a través de Pedro Roberto Camacho García.

Jubilado a  sus 71 años, ha sido un ferviente  investigador y también defensor de estas raíces, por el significado que le confiere.

Como colaborador, encontró en la emisora comunitaria, a través de sus crónicas y comentarios diarios, un  espacio para relatar la otra leyenda, la de estos personajes que no se recogen en la historia local, pero que son parte ineludible del alma del minero.

Es habitual encontrar a  Roberto en la cola del periódico, actualizándose del acontecer noticioso, o en la tertulia literaria “El Laurel del Patio”,  compartiendo con los jóvenes el caudal de conocimientos adquiridos a través de las innumerables horas de lectura, o en su incesante búsqueda de “fuentes vivas” como suele llamarles.

Es un referente activo de nuestra cultura. Por más de 20 años se le ha visto protagonizando diversos espacios, donde pone su sello, diferenciado por el rescate de la identidad.

En este año encuentra una motivación especial para transmitir el mismo deseo a sus coterráneos: celebramos el centenario del descubrimiento de la mina de cobre.

“Cuando esta empezó a explotarse, -cuenta Camacho- los mineros crearon hábitos de convivencia que los distingue hasta hoy.

Las tardes de cantina, los préstamos de otros idiomas, los gestos solidarios y la jerga que raya en la comicidad, son rasgos de aquellos primeros habitantes”.

Colegas me cuentan, que en varias oportunidades le han pedido a Roberto compile en un libro todo ese arsenal histórico recogido tras el paso de los años y relatan las vivencias del minero.

Sería un regalo hermoso para las venideras generaciones, proveniente de la pluma del más estudioso de la obra martiana en el territorio, del hombre autodidacta que conoce de muchos temas y que tanto tiene que decir aún.

En cada conversación con Roberto, siento reconfortado mi espíritu y saciado el apetito de conocimientos. Me hace reflexionar sobre la idiosincrasia de este pueblo, una vez llamado de piedras azules.

Barbera, Liro o las costumbres de los obreros que trabajaban en las profundidades de la tierra de Matahambre, son parte del espiral que da forma al cuerpo del minero de todas las generaciones.

Sobrada razón tiene Camacho al repetir: “… hay que traer la historia del pasado para comprender el presente y el futuro”.

Por: Liyanis Tarafa Martínez
Periodista de Radio Minas
Contacto: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. @liyanisminas
6 de noviembre de 2012

Comentarios   

 
0 #1 Pedro Bosmenier 08-11-2012 14:33
El Tito, como muchos coterraneos lo conocemos, es una fuente inagotable de sabiduria y humildad, demostrada a travez de los anos cuando impartia Literatura en la Facultad Obrera y Campesina o cuando impartia clases de Ingles en el Pozo no. 2, sin remuneracion, conocedor de varios idiomas como el Ruso, Ingles, y hasta algo de frances, siempre compartio sus conocimientos con la sociedad minera ademas del brillante trabajo realizado como trabajador minero, como muchos otros mineros Roberto Camacho es un ejemplo vivo de un pueblo pujante que nace a principios del siglo pasado y que ha aportado grandes martires, deportistas, trabajadores, en fin un pueblo de grandes se pudiera decir. Pedro Bosmenier
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar